“La importancia de abrazar a tu hija/o”

Por Lourdes Villanueva

Los abrazos son una muestra de afecto muy importante en nuestra vida. Estos no entienden de idiomas y nos muestran una forma de comunicación no verbal única, que todo el mundo puede entender y hacer. Así como son importantes para nosotros también son esenciales para nuestras hijas e hijos. 

Los abrazos tienen una gran cantidad de beneficios para los niños, ya que, son esenciales para el desarrollo emocional, cognitivo y físico de tu hijo. Cuando se están desarrollando, los niños necesitan una gran cantidad de estimulación sensorial. 

Desde muy pequeños lo primero que aprenden los bebés es a conocer el mundo a través del tacto, el contacto físico como el abrazo es crucial para su crecimiento. De todos nuestros sentidos, el tacto es el primero en desarrollarse, por lo que acariciarlos entrega la estimulación necesaria para que el cerebro de los más pequeños tenga un crecimiento y desarrollo normal. 

Por otra parte, cuando abrazamos a alguien se desencadena la liberación de oxitocina, una hormona asociada a la confianza, seguridad y amor. Es por eso que los abrazos son la forma más efectiva de detener una rabieta, al abrazar a tus hijos en momentos así, les enseñaras que estás ahí para apoyarlos durante tiempos difíciles. 

Cuando lo abrazas también ayudas a fortalecer el vínculo que tiene contigo. Los abrazos mejoran la confianza, reducen el miedo y fortalecen las relaciones. Por tal motivo, al dar un abrazo se aumenta la autoestima de quien lo recibe, en este caso tu hijo lo siente como una inyección de energía y amor, logrando que el niño gane confianza en sí mismo. 

Otra de las razones para abrazar a tus hijos es que el sistema inmunológico se activa y aumenta la producción de glóbulos blancos, encargados de luchar contra los agentes infecciosos como virus y bacterias.

No olvidemos que todos estos beneficios son resultado de abrazos deseados, por lo que se debe enseñar a nuestros hijos a decir sí y no, y que, en caso de recibir abrazos o cualquier otro tipo de caricia, siempre debe ser con su consentimiento. 

Así que la próxima vez que abraces a tu hijo, recuerda que también estás haciendo grandes cosas por su salud física y mental. 

“Cada vez que abrazamos a alguien con gusto, ganamos un día de vida” Paulo Coelho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close